miércoles, 7 de marzo de 2012

Cuando los camiones se acostaban a descansar


En el año 2008 pasaba que los camiones cargados con mercancía de importación o exportación, se fatigaban con el tedio de la estación seca y se tiraban en el pavimento de la Autopista Nacional 4 a descansar. Como dinosaurios indiferentes, podían detener el tráfico por horas hasta cuando ellos quisieran. Tenían entonces en Phnom Penh una grúa pequeña, una de las dos que el municipio se daba el lujo de contar. Enviaban la grúa hasta donde el paquidermo mecánico se había ido a echar. Si era a 100 kilómetros, tardaba pues la oruga un par de horas. Otras dos horas para arrastrarlo por la cola a una de las orillas forestales y con todo como mínimo todo el tráfico se paralizaba por mínimo cuatro horas.


Ahora hay más cuidado, más grúas, más camiones, la Nacional 4 está más amplia y hay más autos lujosos que van y vienen entre la capital y el único puerto marítimo internacional de Camboya. El número de vehículos en 2011 era 1 millón 500 mil, tres veces más que en 2008. La Nacional 4 es la única autopista de Camboya con tres peajes, nunca tiene un hueco y es la de mayor accidentalidad del país, lo que, paradójicamente, tiene un toque de modernidad. ¿Por qué? porque ahora, en 2012, los accidentes son modernos, no como esos accidentes subdesarrollados de 2008 como el de la foto en el que el tiempo se detenía por seis horas y todos los conductores con sus pasajeros se bajaban a tomarse fotos, abrían las cocheras y sacaban cervezas y comida y ponían música a todo volumen. No pocas veces, si el camión se descarrilaba en la noche, se organizaron bailes y muchos se conocieron allí y terminaron formando familias.

Ahora no. Hasta los accidentes se modernizan. Van los coches de los nuevos ricos a toda velocidad, se descarrilan y atropellan bueyes, campesinos, motos o se dan contra los paquidérmicos camiones que ahora tienen mayor disciplina. Quedan pues los coches desintegrados como una nave espacial alcanzada por el rayo láser de la Guerra de las Galaxias. Además, en 2008 países 'modernos' como Tailandia, España o los mismos Estados Unidos, tenían cifras de accidentalidad superior a los de Camboya, país atrasado, quizá el más pobre de Asia, como solía decirse, país en vías de desarrollo, en donde los accidentes eran inicuos, insignificantes, irrisorios, de poca monta, indignos de mención en los diarios o en las radionoticias: que una moto se estrelló contra una vaca, que un camión se descarriló, que un camión se salió de la carretera y terminó dentro de un rancho, que un bus se incendió porque un pasajero llevaba galones de gasolina y un viejo - que no sabía - se puso a fumar sobre ellos y pum. Eso ya es historia y ahora Camboya comienza a tener accidentes 'modernos' como España, con coches lujosos a alta velocidad en carreteras más amplias que se desintegran como naves espaciales tocadas por rayos láser del desarrollo...  

No hay comentarios.: